Saltar al contenido

Vinos Blancos

Los vinos blancos

Cada tipo de uva permite de elaborar diferentes vinos. En el caso de los vinos blancos. Se produce de las uvas blancas, o en algunos casos de uvas negras con pulpa sin colores. El color de las uvas blancas puede variar entra amarillo y verde. Y las semillas pueden determinar la dulzura del vino. Son producidos en zonas donde requiere que las uvas maduren en climas menos cálidos. Por ejemplo: en Italia los mejores vinos blancos se producen en las zonas del Friuli y el trentino. En Francia en Alsacia. Y en España en Rías baixas y Rueda.

Tipos de Vinos

El vino blanco seco es clásico por definición sin azucar. El vino blanco dulce se obtiene deteniendo la fermentación, asì el azucar no se convierte completamente en alcohol. El espumoso contiene dióxido de carbono, y se distingue por la propiedad efervescente según el método de producción. También es un excelente vino de postre, y algunos se pueden utilizar para la elaboración de algunos platos.

Los tipos de vinos blancos tranquilos

Los vinos blancos se obtienen generalmente por medio de la vinificación de mostos conseguidos desde uvas de variedades blancas. En algunas ocasiones, no obstante, además es viable vinificar en mostos blancos logrados de uvas de bayas negras, o sea, separando los hollejos velozmente a partir del prensado, evitando de esta forma la transferencia de sustancias colorantes al mosto.

La situación más popular es el del Pinot Noir, que vinificado en blanco da vida tanto a vinos tranquilos como a espumosos, producidos primordialmente con el procedimiento tradicional (blancs de noirs). Dependiendo del tipo de uva y del estilo de vinificación, los vinos blancos tranquilos tienen la posibilidad de tener diferentes propiedades.

Vinos blancos ligeros

Las variantes más primordiales y bebibles de los vinos blancos son vinos caracterizados por una buena acidez, un contenido de extracto seco de alrededor de 20 gramo / ly una graduación alcohólica de alrededor de 13 °.

Dichos vinos, por consiguiente, no son en especial concentrados, no fermentan ni envejecen en madera. Principalmente no hacen fermentación maloláctica. Esto debido a que dichos vinos tienden a promover la averiguación de la frescura inducida, por la acidez y los aromas florales y afrutados más que la suavidad, la estabilidad y las notas más tostadas y especiadas.

Estas propiedades dependen solamente mínimamente de la cepa, muchísimo más del estilo de vinificación. Por lo cual tanto vinos primordiales y ligeros como vinos más intensos y estructurados. Tienen la posibilidad de obtenerse de uvas de la misma cepa.

Es decir en especial cierto para los vinos del norte de Italia, en lo que para los vinos del centro y sur de Italia, tanto las propiedades de las vides usadas como los puntos climáticos significan que dichos son proporcionalmente más ricos en alcohol y extractos.

Vinos blancos estructurados

Los vinos blancos estructurados, como ya se comentó, se caracterizan por su alcohol (13 ° o más). Y se extraen en más grande porción.

Como ya se vio, tanto la diversidad de uva elemental como los principios geográfico influyen en la composición del vino, sin embargo más que la pluralidad de uva perjudica el estilo de preparación del vino.

La acidez del mosto de partida es fundamental, debido a que pertenece a los propiedades que más influye en la longevidad de un vino. Y en su predisposición a una crianza más prolongada.

La fermentación en barricas de madera, la permanencia del vino sobre las lías nobles a lo largo de periodos más o menos prolongados tras el desenlace de la fermentación, la fermentación maloláctica (para redondear el gusto e incrementar la estructura) y la crianza en madera caracterizan más ejemplos relevantes de esta clase de vinos.

Vinos blancos de uvas aromáticas

Las cepas aromáticas son esas cuyas uvas permanecen dotadas de una perfume profunda inclusive anterior a su fermentación, aromas que después además se hallan en los vinos terminados.

Estas cepas son primordialmente blancas, en medio de las que recordamos la Moscato, muchas (pero no todas) la Malvasie, la aromática Traminer y otras.

Lacrima, Vernaccia nera, Brachetto son ciertos ejemplos de variedades aromáticas de uva negra. De las variedades aromáticas de uva blanca además es viable obtener vinos blancos secos, bastante fragantes. Sin embargo no continuamente armoniosos: dichos vinos poseen por cierto una excelente persistencia y el impacto retro-olfativo de los tonos aromáticos (a menudo con un toque almizclado).

En ocasiones contrasta con la frescura y el sabor del sabor. Muchas de estas cepas son aptas para el secado, muchas además para vino espumoso, por lo cual la utilización primordial de las uvas aromáticas es sin lugar a dudas el de la preparación de vinos de postre, aun cuando hay relevantes excepciones (como Riesling y Traminer aromático).

Los mejores vinos blancos del mundo para tu consumo, de las mejores bodegas y productores. Haz tu selecciòn, escoge y añade al carrito, y disfruta

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
0
0 item
Carrito
Empty Cart