Saltar al contenido

Vinos Toscana

Los vinos de la regiòn Toscana

La historia de los vinos en Toscana empieza durante el siglo VII. A partir de entonces, la pasión por el vino de los pueblos toscanos jamás ha disminuido y, inclusive hoy. El vino representa uno de los más importantes ejes de la cultura de esta tierra.

“Este es la fotografía del nuevo vino toscano, un indicador de una totalmente nueva composición de la mente y social, así como de expresión personal y colectiva. Es el resultado de un vino de un periodo, del que constantemente se conservará la memoria y la huella: por cierto, su tradición histórica jamás fallará ”.

La historia del vino en la Toscana

El vino continuamente fue uno de los productos centrales de la cultura toscana y, como se puede comprender de forma fácil, no solo en lo cual respecta al aspecto de la comida y el vino.

El cultivo de vitis vinifera, el análisis de la maquinaria para la obtención del jugo embriagador, la obra de sitios propicios para la conservación de botellas y la averiguación constante del equilibrio de la interacción entre el ser humano y la naturaleza, han dictado y forjado los ritmos, usos y prácticas de todos los pueblos que han vivido en la Toscana durante los siglos.

El desarrollo de la viticultura y los vinos en Toscana se debe a los etruscos. Quienes vivieron en la región durante muchos siglos y que son considerados los pueblos ancestrales que más se dedicaron al cultivo de la vid, y la producción de vino.

Con los romanos, el negocio continuó prosperando a lo largo del tiempo sin despertar una atención especial. Son muchas las historias que cuentan de la cultura del vino toscano. Resultan curiosas como la del Gallo Negro, que es símbolo del Chianti Classico. Y que con su comportamiento marcó los límites de la zona del Chianti. Fue citado en la literatura italiana, como Vernaccia di San Gimignano el primer vino toscano en obtener el reconocimiento DOC en 1966. Y citado por Dante en la Divina Comedia.

El orgullo toscano y su fuerte pasión por el vino. No estaban reservados solo a los campesinos y las clases más humildes. Hacian parte tambien la nobleza toscana, que estaba completamente involucrada en ello. Tanto es así que las familias nobles se dedicaron directamente al cultivo de viñedos y la producción de vino. Ejemplo como Ricasoli, Antinori y Frescobaldi, solo por nombrar algunos, cuyos nombres altisonantes representan hoy lo mejor de la enología italiana.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
0
0 item
Carrito
Empty Cart